El secado es la etapa de producción más complicada y delicada de todo el proceso, ya que la madera sigue siendo un ser vivo y por tal motivo no se puede saber con exactitud cómo se comportará al modificar su estructura, forma y apariencia.

El proceso de secado se hace con el fin de extraer la humedad natural de la madera, y de estabilizarla para minimizar los cambios que puedan presentarse como respuesta a las variaciones en su contenido de humedad. Por otra parte, aumenta la resistencia mecánica y mejora su propiedad como aislante térmico, acústico y eléctrico.

Otra de la razones es la disminución de peso, facilitando el transporte y por último al momento de cepillarla o darle terminado, esta se comporte mejor y permita embellecerla con un aspecto liso y suave al tacto.

Para este proceso CONSTRUINMUNIZA S.A.S cuenta con hornos de secado con capacidad para 1700 m3 mes de última tecnología, importados desde Italia marca Termolegno lo cual asegura un secado eficiente y de gran calidad. Estas cámaras de secado están configuradas para controlar la temperatura, la humedad en la madera y la humedad de equilibrio. La combinación exitosa de estos 3 factores hacen que el secado sea de calidad o no, por esta razón todas las cámaras de secado están configuradas con las curvas de secado para el pino patula propuesta por el manual del Grupo Andino para el secado de maderas con el apoyo de la Junta del Acuerdo de Cartagena (Pridmadera).

Estos hornos utilizan un controlador de temperatura, humedad, y ventilación que van ligados a una curva de secado la cual permite hacer un secado más eficiente, controlado y de mucha mejor calidad que los procesos convencionales de secado.

La curva tiene 8 fases, donde por medio de mediciones de humedad relativa y de humedad interna de la madera, se controlan los ventiladores, la temperatura, los extractores de humedad y los inyectores de humedad con el fin de generar un ambiente que elimine de forma correcta la humedad en la madera.

En la medida que el horno alcance ciertas temperaturas los poros de la madera se abrirán permitiendo la salida de la humedad natural de la madera, Luego, el aire generado por los ventilares arrastran esa humedad hacia los extractores, los cuales forzaran la salida de esta. Este proceso se hace lentamente hasta que se logre eliminar la mayoría de la humedad de la madera. Todo este proceso controlado por la humedad relativa, controla que la madera siempre tenga las condiciones adecuadas para no romper los enlaces de los tejidos moleculares, que son los que hacen que la madera se raje, se tuerza o se colapse.

En CONSTRUINMUNIZA S.A.S las cámaras de secado funcionan con vapor lo que da una ventaja ya que el vapor realza el color natural de la madera, limpia las imperfecciones y permite entregar un producto de mejor calidad.

secado1
secado2